El compañero ideal: un mapa mundi para niños

mapamundi personalizado para niños

Como padres, es muy importante brindarles una educación integral y estimulante a nuestros hijos. Una de las mejores formas de darle alas a su creatividad, imaginación e ingenio, es a través del juego. La diversión que florece de las actividades lúdicas es el camarada ideal para acompañar a la curiosidad en su despliegue temprano.

Es por ello que hoy te contamos todos los motivos por los cuales es beneficioso, y hace un gran regalo, un mapa mundi para niños.

Conocer el mundo desde la calidez del hogar

Cuando somos niños, nos acompaña un sentimiento de incertidumbre y nos vemos envueltos en un mundo que nos llena de dudas. ¿Por qué son así las cosas? ¿Y para qué es así? ¿Y cómo son? ¿Y por qué no son de otra forma?

Esa curiosidad nos lleva por caminos maravillosos… y consideramos que esa sed de descubrir, de conocer, de aprender es algo que deberíamos fomentar en los más pequeños (y en todas las personas).

A través del juego, nuestros hijos o niños queridos en nuestras vidas pueden explorar este planeta de una manera segura, que estimula la imaginación y el interés por el aprendizaje. Así es como llega a nosotros la idea de regalar o integrar en el día a día un mapa mundi para niños.

Este plano de madera acerca del mundo es una aproximación a la vida, al lugar en el que vivimos. Un mapa mundi es una excelente oportunidad para que nuestros pequeños se llamen al interés por el conocimiento y descubran nuestro hogar, el planeta Tierra.

Diferentes maneras de disfrutar el mismo mapa

De la mano de la geografía

Un mapa no sólo provee una guía para movernos a través del mundo, sino que también significa un reflejo de cómo está conformado. Es sumamente curioso investigar acerca de todo el proceso natural, pero también humano, al que fue sometido nuestro planeta.

Además de alimentar su curiosidad, es la ocasión perfecta para introducirlos en el ámbito de la geografía e incluso podrían descubrir su pasión por la naturaleza. El origen de las montañas, los ríos, la forma de los continentes y su cambio a través del tiempo podrían llevarlos a investigar y explorar el porqué de las formas de este mundo

Lo mágico de la cultura mundial

Y si nuestros pequeños demuestran interés hacia los distintos países, un mapa político es el compañero ideal. Podrán descubrir qué hay más allá del rincón del planeta que habitan, interesarse por diversas culturas y formas de vida.

Los niños pueden ser curiosos acerca de los idiomas, dialectos y costumbres. Sobre los diferentes climas, las actividades del día a día y las tradiciones de cada lugar. ¿Por qué hay países? ¿Por qué se llaman así? Entre otras muchísimas preguntas que los pequeños podrán hacerse, para despertar su interés por lo cultural de las sociedades alrededor del mundo.

El arte a través del globo terráqueo

Quizás la niñez se vea atraída por el lado artístico de la vida. Los mapa mundi son regalos que ofrecen una oportunidad increíble de descubrir el artista interior de los más pequeños. En la madera, podrán colorear con todo tipo de materiales: crayones, marcadores, lápices, acuarelas y pintura acrílica, o témperas.

Más allá de colorear, pueden decorarlo de múltiples maneras creativas: pintar las banderas nacionales en cada país, pintar el mar y agregar brillos, adherir fotos, escribir palabras en cada idioma, o las que les hagan recordar al lugar… Imaginar su visión de este maravilloso mundo y plasmarlo en el mapa.

Pequeños viajeros por el mundo

Si a los niños les interesa viajar y conocer distintos lugares, un mapa mundi es la opción ideal para fomentar sus sueños. Un gran mapa de madera podría adornar sus habitaciones, para que puedan observar durante el día, o antes de ir a dormir, e imaginar sus aventuras en el futuro (y el presente).

Recorrer los mágicos rincones del mundo, empaparse de culturas e idiomas distintos, nutrirse de experiencias sin comparación, conocer gente, oír sus historias y hacer muchos amigos alrededor del planeta. Disfrutar al máximo de las oportunidades que ofrece la vida, y construir su propio camino.

Un mapa que guarda sueños y libera la imaginación

Tras revisar algunos de los diferentes usos y enfoques que pueden darse hacia un mapa mundi, aquí concluye nuestra recomendación. Recalcamos la importancia de brindarle a nuestros niños una infancia sana, que estimule su creatividad y pasión por el aprendizaje, que les enseñe lo maravillosa que es la vida y los aliente a construir una que se sientan orgullosos de vivir.

Un mapa mundi es una ventana que se abre desde sus corazones, y los invita a recorrer el mundo desde la perspectiva que decidan tomar. Desde la que los haga felices. Y ustedes, ¿cómo miran el mapa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.